COMPARTE

El único aspecto interesante de Blair Witch (Rojas, 2016) es que actualiza el mito de Perseo y Medusa en las escenas finales. La trama, no obstante, resulta débil y, en lugar de inspirar miedo, no hace más que causar bostezos. No hay mucho más que decir con respecto a esta película, salvo para demostrar las afirmaciones anteriores.

Como proyecto de secuela para The Blair Witch Project (Sánchez, 1999), la película promete bastante. Pero toda la ilusión se desmorona a medida que avanza la historia. Uno queda con la sensación de que esta película no tiene otra utilidad que servir como puente entre la anterior y una secuencia interminable de historias en las que unas personas van a buscar a otras desaparecidas anteriormente y se convierten ellas mismas en nuevas desaparecidas: y así hasta el infinito. Esta repetición in aeternum crea, por supuesto, una atmósfera infernal; pero no en la película, sino en las vidas de los espectadores que derrochan su tiempo mirándola.

Blair Witch

Aspectos concretos que deberían inspirar temor son el contenido de la cinta hallada por Lane en el bosque de las Colinas Negras, la caída de árboles en el mismo lugar (producto de una fuerza invisible), los símbolos colgados desde los árboles sobre el campamento, el aullido de los lobos, la aparente distorsión espacio-temporal que experimentan los personajes, la fuerza invisible que corta el cuerpo de Talia, arroja la tienda de Ashley y arrastra el cuerpo de ella más tarde, la casa abandonada en medio del bosque y la figura monstruosa que parece incorporar la fuerza invisible mencionada antes. La trama falla en cuanto a establecer un vínculo entre la fuerza invisible y la figura monstruosa. También falla en cuanto a relacionar la fuerza invisible con los eventos atemorizantes. Y falla en cuanto a mostrar claramente los efectos de las intervenciones de esta fuerza invisible. ¿Cómo va a causar miedo así?

Vemos al menos un árbol que ya ha caído, escuchamos que caen árboles (aparentemente) y vemos, por último, que un árbol cae sobre Peter: y no volvemos a saber nada de él. La poca claridad con respecto a por qué los árboles caen y la incertidumbre con respecto al destino de Peter hacen que no haya algo de lo cual asustarse.

Cuando Lane y Talia vuelven, perdidos y sucios y hambrientos, al lugar del campamento, dicen que llevan cinco días tratando de salir del bosque. Pero, aparte de su lamentable aspecto, no vemos nada que respalde esta afirmación: nada de lo que asustarse.

Blair Witch

La fuerza invisible parece actuar sobre el árbol que aplasta a Peter, sobre el cuerpo de Talia, sobre la tienda de Ashley y sobre el cuerpo inconsciente de esta. Parece… Como no hay señales concretas con respecto a la presencia de esta fuerza ni claridad con respecto a los efectos de sus intervenciones, no hay algo de lo cual asustarse (otra vez).

En las últimas escenas, cuando Lisa y James están a solas en una habitación de la casa con la figura monstruosa acechándolos, James parece haber descubierto algo interesante: la figura monstruosa no les hará daño si no la miran a los ojos. Una condición que no se aplica durante todo el resto de la película aparece milagrosamente al final para salvar a los protagonistas supervivientes. Por supuesto, James sucumbe a la tentación de mirar, como sucumbió Orfeo con Eurídice, al escuchar la voz de su hermana Heather. Estando sola, Lisa utiliza la cámara de Lane como Perseo utilizó el escudo reflectante con Medusa para ver la figura monstruosa sin correr el riesgo de mirarla directamente a los ojos y perder la vida en consecuencia. No obstante, el mismo truco que condenó a James la condenará a ella cuando cree escuchar la voz de él.

Quizá estas escenas finales salven el honor de toda la película con sus referencias a los mitos de Orfeo con Eurídice y de Perseo con Medusa; puesto que, allí donde no triunfa la virtud, la belleza sirve como último recurso para justificar la existencia.