Suicide Squad es el mejor reflejo de lo que ocurre en Warner Bros. y los dolores de cabeza que está sufriendo el estudio a la hora de crear su propio universo cohesionado.

En los 90’s algunos “locos” como James Cameron veían futuro en las adaptaciones de superhéroes en el cine.  Hoy en día, y gracias a una gran cantidad de proyectos de diversos estudios, es toda una realidad; los superhéroes mandan en taquilla y en el gusto del público. Pero no fue hasta que Marvel decidió crear su propio estudio e impulsar el famoso universo cohesionado que se vio el éxito descomunal que ha colocado cifras escandalosas de recaudación.

Lo ha intentado Sony con Spider-Man, Fox con los mutantes y Warner con DC. Todos quedando lejos de la competencia y sus taquillazos aplaudidos por la crítica y el espectador.

BatmanRobin.0

Pero para Warner el camino ha sido largo y rocoso. Hay que tener presente que antes de su intento definitivo por expandir el universo de DC ya tenían suficientes fracasos como para pensar que el verdadero enemigo está en casa, en sus propias manos. Batman y Robin, Catwoman, el debatible semireinicio de Superman, Green Lantern

Recientemente, y con la presión del éxito de enfrente, llegaron Man of Steel y la sobrecargada Batman v. Superman. Ambos proyectos de Zack Snyder fueron tan ambiciosos y cargados de elementos, tramas y subtramas que el público terminó confundido por una nueva propuesta que encuentra sus justificantes en la fórmula anti-humorística que plantea Marvel. “Nosotros hacemos películas serias”, se escucha.

thumb1_56c7c246dac1d0.70172576

Ante la pésima recepción de Batman v. Superman y su desplome en los números, el estudio optó por mutilar un proyecto que parecía más interesante de lo que resultó ser: Suicide Squad.

La película de David Ayer tuvo problemas serios desde su concepción. Se habla de un guión escrito de manera rápida, refilmaciones obligadas por el estudio y hasta de dos cortes finales del filme: la versión del director y la que el estudio realizó. Al ver la cinta es evidente que el corte final fue manoseado hasta el cansancio, siendo influenciado por los trailers que se alejaban de la idea central de Ayer.

Su inestable propuesta, la pésima estructura del villano, y sobre todo, su indecisión por presentar algo oscuro y retorcido o cargarse al humor que tanto le gusta al espectador promedio, hacen de la película una más del montón. De esas que el tiempo se encarga de enterrar rápidamente.

maxresdefault

Si bien es cierto que Suicide Squad no será un fracaso financiero para Warner, gracias a la maquinaria de mercadotecnia que impulsó al público a otorgarle una buena apertura, seguirá con la tendencia que marcaron proyectos previos: un sabor agridulce. Nadie se encuentra totalmente satisfecho con lo que está generando el estudio, mucho menos cuando hablamos de personajes tan grandes en la industria del comic.

El gran problema de Warner y DC está en casa, son ellos mismos. Es su presión por crear productos para la masa comercial sin dar libertad creativa a sus desarrolladores. Nada aprendieron del proceso con Christopher Nolan que les dio ambas cosas.

No es imposible que el estudio consolide su universo cohesionado para la alegría de todos aquellos seguidores de la editorial. Se ve más complicado que puedan hacerlo de buena manera en el periodo de tiempo corto como se lo proponen. Solo hay que recordar que a Marvel Studios le costó años poder consolidar este gran proyecto con la primera cinta de Los Vengadores.