Los agentes entran de forma abrupta donde están los secuestradores, entre medio de balazos y gente que escapa, la protagonista esquiva una balas. Su compañero logra dispararle al agresor. De inmediato se dan cuenta que un orificio de bala en la pared deja ver que los secuestradores esconden cadáveres en bolsas entre los muros. Con esta desgarradora escena comienza Sicario, una de las películas más intensas del último tiempo, y está en Netflix.

La plataforma de streaming tiene dentro de sus últimos estrenos una de las cintas que daba que hablar en 2015, pero en Chile pasó sin penas ni glorias por los cines. “Sicario” cuenta la historia de Kate Mecer (Emily Blunt) una agente del FBI que se enlista en una misión gubernamental para así acabar con un cartel de drogas en México.

Lo interesante de la película, es que es su trama es muy intensa, ya que se encamina por el lado humano y ético de los policías que resultan ser personajes más oscuros de lo que parece. Josh Brolin interpreta a Matt, un detective que notiene miedo de romper las reglas para conseguir lo que quiere. Él hace gran contraste con la protagonista, quien tiene una visión mucho más formal y ética respeto al cumplimiento de la ley.

Sicario

La cinta se sitúa en lugares oscuros: desde Nuevo México en Estados Unidos, hasta la ciudad de Juárez, localidad dominada por el narcotráfico y la violencia. Kate irá descubriendo que la investigación se torna cada vez más sombría y que el actuar policial no es el que ella cree correcto.

Una de las gracias que tiene el filme, es que sus momentos importantes se encuentran en los diálogos e interacciones entre los personajes. Esto hace que la película se centre en las intenciones de sus protagonistas. Benicio del Toro interpreta a Alejandro, un policía tan misterioso que sus momentos más importantes no son los que se relacionan con violencia física, sino con sus verdadero ser y su naturaleza.

Otro aspecto en el que la cinta brilla, es en su fotografía. Las tomas y el uso de una paleta de colores que refleja tanto la luz como la oscuridad, le añada un sabor extra al metraje, ya que sus protagonistas se ven envueltos en un mundo lúgubre, pero que está en el medio de paisajes desérticos. Los tonos azules y amarillos le dan a la imagen la particularidad de estar en un constante juego del bien contra el mal.

En el medio del metraje, se genera un momento en el que la historia tal vez se vuelva un poco lenta para algunos, pero luego de eso, la historia vuelve de forma potente. Esto no es necesariamente malo, pero es recomenpensado con creces en el tercer acto.

SicarioEl manejo de la tensión en el filme es una característica importante. Destaco por sobretodo una de las últimas escenas, en donde se realiza un operativo de noche, y utilizan cascos para ver en la oscuridad. Cada silencio que tiene la película está hecho para generar nuestra atención y querer saber cómo terminará todo.

“Sicario” es una cinta con enormes actuaciones, diálogos fuertes, y que te sumerge en un mundo oscuro y en donde la ética es puesta a duda. Constantemente hace un contraste entre el bien y el mal, en donde su protagonista vive el lado B de la fuerza policial.