El pasado jueves fuimos invitados a la inauguración de la Exposición Las Llaves del Reino: El Arte de Locke & Key, basado en la obra de Joe Hill y Grabriel Rodríguez. Buscábamos conocer más de su obra y tal vez intercambiar algunas palabras con él, además de cubrir el evento con la finalidad de invitar a nuestros lectores.

Cuando nos dimos cuenta que la familia de Gabriel estaba con él, decidimos entrevistar a sus padres, verlos tan contentos por la exposición y por el reconocimiento nos motivó a querer conocer más de sus inicios y de su decisión de dedicarse profesionalmente a los lápices, conversamos primero con don Gabriel Rodríguez.

Gabriel estudió Arquitectura y en algún momento decidió convertirse en Dibujante Profesional ¿Sintió temor por este cambio?

Para nada, ya que con mi señora siempre les dijimos que ellos tenían que hacer en la vida lo que a ellos les gustara hacer, jamás los presionamos a que tuvieran alguna profesión específica, entonces Gabriel cuando iba a entrar a la Universidad me dijo que el quería estudiar Diseño, entonces le recomendé que estudiara una carrera un poco más completa, por que él tenía muy buen rendimiento escolar y muchas capacidades, le dije: yo te recomiendo que estudies Arquitectura, porque como arquitecto vas a tener una formación más completa y el día de mañana tu puedes dibujar siendo arquitecto o diseñador, pero si eres arquitecto vas a tener más posibilidades.

Ahora él comenzó a dibujar desde muy pequeño y siempre dice que el primer recuerdo que tiene de su niñez es con un lápiz y un papel y eso se lo enseñó mi señora desde muy chico. Para mi que se haya dedicado a dibujar, que fue siempre su pasión, es lo mejor que me puede haber pasado porque veo que está feliz.

¿Qué se siente que sea un artista de trayectoria internacional y que tenga este reconocimiento?

Pienso que se está empezando a mostrar, él ha tenido un camino bien duro y ha tenido la suerte que se necesita para estar en el momento preciso y en el lugar adecuado.  Con esfuerzo personal siendo ya arquitecto y trabajando como tal postuló a un concurso por Internet y se lo ganó, de ahí tomo la hebra y ha seguido haciendo lo que le gusta.

A mi como que me cuesta creerlo y no sé mucho cual es la proyección que tiene, sé que le está yendo bien, sé que esta siendo cada vez más cotizado, sé que lo han nominado a premios importantes y en una de esas, de repente, suena la flauta y se gana un gran premio y empieza a ser conocido de verdad, yo pienso que él está empezando a  darse a conocer recién pero tiene un trabajo muy sólido.

Considerando el riesgo que significó para él dedicarse profesionalmente a esto y pensando que hay muchos niños que ahora están dibujando, Ud. ¿Qué les diría a los papas de esos niños que están empezando a dibujar y que de repente tienen como temor y prefieren que busquen una carrera más cotizada?

Yo les diría que no hay que tener temor de que los hijos desarrollen sus capacidades, además estamos en un mundo muy cambiante, cuando yo estaba en la Universidad lo Ingenieros Comerciales eran unos profesionales que el resto de los Ingenieros los miraban para abajo, era una profesión que no era muy cotizada y resulta que ahora es cotizada y así hay algunas profesiones que antes eran cotizadas y ahora no, entonces eso de que la profesión le debe asegurar a uno el futuro económico… para nada.

Uno puede ser médico y dedicarse a la agricultura y si lo hace bien le va bien y estamos llenos de profesionales que tienen una profesión y se dedican a otra cosa en la vida. Uno lo que tiene que inculcarle a los hijos es que se tienen que formar, entonces tenga una carrera y fórmese, cuando ud. está formado y si se quiere a dedicar a barrer calles, barra calles y sea el mejor barredor de calles de su país o del mundo si eso es lo que le gusta.

Si Ud. Tiene la formación y la disciplina que le da el estudio va a lograr hacer bien las cosas que le gustan. No obliguen ni presionen a los hijos para que estudien una determinada cosa, diles que tienen que estudiar, que ojalá vayan a la Universidad y que tengan una carrera profesional, con eso tu tienes las herramientas y con las potenciales que hay ahora, una persona que está bien formada con una buena idea las saca adelante, con un poco de suerte puede llegar a ser famoso, y si no tiene suerte y trabaja bien a la larga igual va a salir adelante.

Luego nos acercamos a la Señora María Eugenia, mamá de Gabriel para conocer un poco más de su infancia.

Nos comentaba su esposo, don Gabriel, que la parte artística venía de Ud. Nos gustaría que nos comentara un poquito de eso y cómo incentivo a Gabriel en el arte.

Cuando Gabriel cumplió dos años yo le quité la siesta, porque él tenía un hermano que tenía un año menos y yo necesitaba que el durmiera, y durante las dos horas, de dos a cuatro, yo me sentaba con él y le dibujaba y así se mantenía en silencio, entonces él me iba pidiendo que le dibujara cosas, las cosas más raras, un día me pidió un helicóptero. ¿Cómo son los helicópteros le dije yo?, lo quiero, pero lo quiero de lado pero que yo pueda ver el frente también.

En realidad él tiene un don, hay gente que tiene habilidad pero él tiene un don, yo tengo guardados sus primeros dibujos, por ejemplo una vez cuando tenía tres años y medio, dibujó con lápiz pasta azul un motorista de frente, a mi no se me habría ocurrido como dibujarlo y él le dibujo las manos, el foco de la moto, la rueda por el frente y la persona, entonces yo no tenía punto de comparación. Entonces yo no sabía hasta qué punto era normal que un niño dibujara así.

Yo siempre encontraba que era muy barato tener un cuaderno y uno lápices, uno guardaba en una cajita de zapatos todo eso y era la gran entretención y dónde íbamos llevábamos , repartíamos, guardábamos… pero su habilidad, el don es de él, no es mío no es herencia ni nada.

¿Con el tiempo cómo fue desarrollando esa habilidad?

El jamás chuteo una pelota, las pelotas estaban en la esquina impecables en mi casa. El decía vamos y siempre era un cuaderno y un lápiz, para donde fuera era su juguete, íbamos de vacaciones al campo a la playa y el dibujaba todo el día, como quien come el almuerzo.

Además fue el mejor alumno toda su vida, nunca me dio tarea y en el colegio él le hacía dibujos a los cuadernos, y como era buen alumno se lo aguantaban, la fecha era con un dibujito, la punta del cuaderno era con un monito que iba cambiando de postura a través de todas las páginas, como de animación. En el colegio siempre le dieron mucha cancha para potenciar sus habilidades, además llegaba a la casa, hacía las tareas rápido porque tenía los encargos del colegio, había que hacer veinte Transformers para no se quién, todo era así, él era bien generoso con sus amigos y era una necesidad de él, que partió por dibujar en el borde de los diarios, después le pasaron unos cuadernos  que eran de las páginas de los computadores y ahí dibujaba.

¿Y qué siente por este reconocimiento?

Ah, yo siempre le dije que es maravilloso en la vida poder vivir de hacer lo que a uno le gusta. Siempre pensé que él era tan bueno que si él tenía disciplina y trabajaba bien iba a poder hacerlo e iba a ser lo más feliz que hay. Siempre le llegaban, se le daban las cosas, era amable, no era ostentoso con su habilidad, al contrario, siempre bajo perfil.

Él vivía en el mundo del dibujo mucho más que en la realidad, o sea uno le pedía un favor, en una oportunidad le dije tráeme la cartera y me trajo otra cosa, o sea, él sabía que le había pedido algo pero no sabía qué,  por que él estaba concentrado dibujando y yo le interrumpí, él se metía de tal forma dentro de eso que yo creo que era como un mundo paralelo entre la realidad y su mundo.

Además yo siempre lo molestaba, le decía, por qué no haces cosas lindas, por que yo le decía que sus dibujos eran horribles, cosas aterradoras, entonces me decía, mamá mucho mejor que estén en el papel que dentro de uno, si uno los saca vive tranquilo.

Siempre hubo absoluto respeto por su trabajo y por su interés y nunca se pretendió nada, o sea en un momento dado me dijo, mamá quiero estudiar pintura, tu eliges le dije, es tu vida, tu interés y qué voy a elegir yo. Él siempre se sintió bastante libre, yo pensé que era normal que uno dejara libre a los hijos en hacer lo que les gustaba, me di cuenta con el tiempo y cuando mis hijos me dijeron, no mamá a mis amigos no los dejan hacer lo que quieren o les elijen la carrera que estudian, yo lo encontraba bien terrible. Yo lo que encuentro es que uno tiene que ser responsable con las habilidades que tiene, yo siempre a Gabriel le dije, tu tienes un don tan grande que vas a tener que hacer algo muy fuera de serie porque no es común.

Interesantes respuestas y en ellas uno puede observar claramente el aporte y apoyo que han sido ellos en el desarrollo artístico de Gabriel Rodríguez, nos parece que sin lugar a dudas es una experiencia digna de imitar y romper también con aquellos prejuicios sobre el valor de ciertas carreras respecto a otras, especialmente artísticas.

Luego de esta conversación nos acercamos al hombre responsable de todo esto, la verdad es que no le conocíamos más allá de un breve saludo en la Feria del Libro, y nos dimos cuenta que Gabriel no sólo es un gran artista sino que además es una gran persona, muy amable y humilde, además de muy receptivo a nuestras consultas (y en general a responder todas las preguntas de los asistentes a su exposición).

Bueno en primer lugar queremos felicitarlo por su exposición, ¿Es la primera que realiza de esta envergadura en el país?

Si es mi primera exposición y de hecho antes nunca había hecho exposición de mi trabajo, es raro y todo, una de las cosas que pude disfrutar es que logramos hacer la exposición como queríamos hacerla que era reflejar un poco tanto el proceso del trabajo como el contenido de la historia misma y tuvimos el espacio adecuado y pudimos generar el material para hacerlo y además el tiempo. Afortunadamente nos invitaron con mucha anticipación para poder organizar esta exposición, da mucho gusto verlo y es casi como hacer un libro más poder montar una cosa como esta y en el fondo crear un espacio en que la gente pueda venir  e interiorizarse con esta historia y éstos personajes por una vía nueva, yo esto lo pensé más que nada como una invitación para la gente que a lo mejor no es tan familiar con el mundo del comic y de la narrativa gráfica, de entrar un poco y entusiasmarse con la historia a ver si descubren su forma de participar de la experiencia de ser parte de Locke & Key.

Así también con el proceso, porque la idea de generar el tema de las viñetas desde su boceto hasta el modelo terminado creemos que llama poderosamente la atención a alguien que por ejemplo no se ha acercado nunca a un comic y no sabe cómo se hacen.

Exactamente esa era una de las ideas claves del principio de tener la posibilidad de mostrar originales tal cual se dibujan y después ver el resultado tal cual se imprimen, para darse cuenta además que hay una serie de otros talentos que tienen que combinarse para poder lograr armar una página de comic definitiva y que el trabajo del dibujante tiene que ir siempre orientado en esa línea de darle cabida al trabajo al resto del equipo para poder mostrar sus talentos.

Además tenemos el tema de proyectar todas las portadas que se ha publicado de la serie en el paso a paso desde el lápiz, pasando por la tinta hasta el color final. Eso también da una idea de como el proceso parte siendo una cosa muy manual y se convierte en una imagen que sea lo más evocadora posible.

¿Qué se siente ser el dibujante chileno más importante del momento?

Yo lo que espero es no ser el, sino ser uno de. Yo tengo claro que entré con una oportunidad de trabajo y en una obra que está desarrollándose que tiene mucho más impacto del que yo nunca esperé y he tratado de que esto sirva, a su vez, como puerta de entrada para que la gente se acerque a este medio y pueda conocer el trabajo de otros autores y de otros talentos nacionales, porque algo que yo he descubierto en los últimos cinco años vinculándome un poquito más, sobre todo a través de mis amigos de NGI con gente que está haciendo comics, es que el talento y la calidad de lo que se hace acá está en condiciones de competir de igual a igual con cosas que se hacen en todo el mundo.

Entonces si tu me lo preguntay que se siente ser él, yo te diría prefiero se el primero de muchos y ojalá que esta sea la primera experiencia de este tipo, además estoy muy contento de que haya coincidido en simultáneo con la exposición del colectivo que se está haciendo en galería plop y con la exposición que se está haciendo del trabajo de Martín Cáceres, de su obra reciente, por que aquí tenemos muchos artistas de muy buena calidad que necesitan tener un lugar donde encontrarse con la gente que pueda perderse en su trabajo y fascinarse con su propuesta, así que espero que esto aporte en ese sentido.

¿Tu encuentras que estamos en un momento para crear una nueva escena del comic?

Yo sé a que nivel técnico y de talento creativo estamos ahí ahora lo único que falta es generar canales de difusión y de edición que permitan que esto entre en sintonía con los lectores y queden al alcance de gente que pueda leer las obras, ese es el paso que falta por concretar pero creo que es muy esperanzador que toda la gente que está vinculada a generar proyectos de narrativa gráfica actualmente está muy consciente de esto, saben cual es la dificultad, saben como medir sus expectativas respecto de eso y saben que en algunos casos como el mio, si uno quiere de frentón vivir de algo como esto todavía en Chile no se puede y hay que buscar otros canales donde poder hacerlo, pero cualquier pequeña cosa que uno pueda hacer para ayudar potenciar la escena local creo que va en la dirección adecuada, creo que es bueno que en este minuto hay más acceso para autores locales para acceder a trabajos más estables en escenas internacionales y eso a la vez como que va generando plataformas para poder ir haciendo, quizás no tan seguido y no tan masivamente propuestas que vayan preparando el escenario local para que se vaya abriendo a esta forma de literatura.

¿Como ediciones limitadas?

Exactamente, ediciones limitadas, ediciones anuales, proyectos colectivos hechos con buen estándar, pero creo que el avance más importante que se ha visto en los últimos cinco años versus lo que a mí me tocaba ver hace quince años es que la calidad ha mejorado mucho y además hay una conciencia de quienes quieren crear proyectos de éste tipo de que tienen que prepararse, de que tienen que estudiar, de que tienen que planificar y de que tienen que trabajar muchas horas para alcanzar un estándar de trabajo que les permita hacer algo de calidad, y están avocados a eso y con entusiasmo y con ganas entonces creo que de a poco se está armando la tormenta perfecta para poder seguir golpeando con cosas nuevas y cosas atractivas y entusiasmantes desde el mundo del comic local.

Locke & Key se termina ahora, viene la última colección…

Exactamente, yo espero mañana empezar a dibujar la primera página del último arco argumental y el plan con Joe y con la editorial es estar terminando de publicar dentro del primer trimestre del próximo año, así que ya tenemos todas las decisiones importantes tomadas y ya sabemos como se va a desencadenar el conflicto final así que ahora lo que queda es echar a correr la aventura y dejar que los personajes encuentren su destino dentro de las pocas páginas que van quedando.

¿Tienes otro proyecto paralelo en este momento?

Lo más concreto que tengo es seguir trabajando con Joe, los dos estamos muy contentos de estar trabajando juntos y tenemos algunas ideas de cosas que queremos desarrollar después, pero por ahora los ambos estamos cien por ciento avocados a hacer lo mejor posible por Locke & Key Omega que es la última parte de esta saga, porque ha sido igual curioso este año poder detenerse un poco y mirar todo lo que hemos construido en los últimos cuatro años y darnos cuenta que tenemos que ser super responsables con esta parte final para terminar la historia con el final que se merece y con los lectores que nos han apoyado se merecen también así que estamos enfocados en eso y es lo que trataremos de hacer, ojalá que lo logremos.

Bueno sólo nos resta agradecer a Gabriel y a su familia por responder a nuestras preguntas, respecto de nuestros lectores invitarlos a visitar la exposición, en la Corporación Cultural de Recoleta, ubicada en Inocencia #2711, Metro Einstein.