La semana pasada decía que el final del video de Take on Me de A-ha me recordaba el final de Altered States. No es extraño entonces que esta semana haya decidido revisitar esta película de 1980.

Altered States es una joya del cine ochentero que hace uso de los efectos especiales de la época para contar una historia de drogas sicotrópicas, deprivasión sensorial, memoria genética y… amor. Todo en 103 minutos.

Un joven William Hurt interpreta al profesor Edward Jessup, quien realiza investigación en el campo de la sicología anormal. Jessup participa en experimentos con drogas y tanques de deprivasión sensorial, los cuales comienzan a tener efectos fisiológicos; a medida que Jessup alcanza un nivel más elevado de consciencia, su cuerpo físico involuciona a un estado más primordial.

La escena final de la película se me ha quedado grabada en la sique desde que la vi por primera vez en televisión en los años ochenta, y si has visto la película probablemente también la recuerdes. Si no, te recomiendo volver a ver este clásico ochentero, que no envejece. Al menos, no envejece tanto como la moda y peinados que presenta…