Silent Running es una oda a la cultura hippie de inicios de los setentas, en lenguaje de ciencia ficción. Y como tal, contiene temas que aún hoy son relevantes, además de escenas y personajes memorables.

Como otros de la época, el tráiler de Silent Running muestra bastante de la trama de la película. Pero por si no queda claro, la historia es más o menos así: en el futuro, las plantas en la tierra se han extinguido, y sólo algunas especies sobreviven en naves con enormes cúpulas que sirven como invernaderos. Pero cuando las naves son llamadas a volver a prestar funciones comerciales, y la tripulación recibe la orden de destruir la carga, el botanista Freeman Lowell (interpretado por Bruce Dern) decide hacer todo lo posible por rescatar los últimos bosques de nuestro planeta.

Hay posiblemente dos aspectos que hacen de Silent Running una película memorable. El primero es simple: la banda sonora incluye una canción interpretada por Joan Baez que sirve para reforzar el aspecto hippie de la cinta.  Escucha “Rejoice in the Sun”:

Pero al menos para mi, lo más memorable de la película son sus tres drones: Huey, Dewey, y Louie, bautizados con esos nombres –los nombres en inglés de Hugo, Paco y Luis– por el mismo Freeman Lowell luego de reprogramarlos para servirle de compañía y para ayudarle a cuidar de los bosques. Los robots tienen un montón de personalidad para ser básicamente cajas con patas, y el final es posiblemente uno de los más emotivos que recuerdo de las películas de mi infancia.

Hoy es posible ver Silent Running en algunos de los servicios de streaming más populares. Sin embargo, si buscas una copia física de la película, siempre puedes probar suerte en internet. ¡Hasta es posible que encuentres una copia en VHS!

¿Cuál es tu parte favorita de Silent Running?

Póster de Silent Running
Póster de Silent Running