Things to Come es una película británica estrenada en 1936. Basada en una obra de H. G. Wells, la película narra la historia de la humanidad entre los años 1940 y 2036, cien años de historia ficticia imaginados a mediados de los años 30.

Things to ComeComo muchas obras de ciencia ficción de la época, impresiona ver cómo algunas de las maravillas soñadas entonces son hoy cosas comunes. Desde aparatos de comunicación personales e inalámbricos hasta pantallas planas de televisión, el mundo futurista imaginado hace ochenta años es casi una realidad hoy.

Things to Come comienza con una guerra que lleva a la raza humana a una nueva era oscura. En la película hay hasta cuasi-zombies, pues durante esta era oscura una nueva plaga ataca a la humanidad.

La parte más interesante para mi es, sin lugar a dudas, la descripción del futuro. Con inmensas ciudades subterráneas, y un apetito por alcanzar las estrellas, la sociedad presentada en 2036 es diferente a la nuestra, pero el temor a lo desconocido y la resistencia al cambio son elementos que acompañan a la historia de la humanidad durante toda la película, incluso en una era de grandes avances tecnológicos como se muestra hacia el final.

De los aspectos técnicos, llama la atención el excelente uso de miniaturas y efectos visuales. La destrucción de Everytown al principio de la película, o el montaje del avance tecnológico durante el siglo XXI no tienen nada que envidiarle a producciones que saldrían treinta años más tarde. Además, el diseño de vestuario es ya un clásico de la visión que hoy llamamos retrofuturista.

La música merece mención especial, con una partitura compuesta por Arthur Bliss que es tan inmortal como la película que acompaña.

Los derechos de Things to Come aún son reservados en el Reino Unido y la Unión Europea, pero pasaron al dominio público en Estados Unidos. Es probablemente por eso que es posible ver un corte completo de la película en YouTube. Por supuesto, la calidad no es de lo mejor.

Existe una versión coloreada, y aquí puedes ver una escena.

Si buscas una película clásica de ciencia ficción para disfrutar al máximo, dale una oportunidad a Things to Come.