¿Qué buscas en un comic, buen arte o una buena historia? Probablemente un balance entre ambos, ¿verdad?

Escarbando en la caja de descuentos de Chapel Hill Comics encontré un título que yo no conocía: Tom Strong and the Robots of Doom. Como la portada decía #1, y luego de mirar brevemente el arte interior, decidí comprarlo. La portada tiene ese aspecto retro-futurista que me encanta. Además, el título promete robots de la perdición, y en la portada vemos símbolos Nazis… varios elementos que pueden formar una buena historia.

Tom Strong and the Robots of Doom #1 fue publicado por America’s Best Comics, en Agosto del 2010. America’s Best Comics es una subdivisión de Wildstorm que, al momento de publicar este número, es a su vez una subdivisión de DC Comics.

En mi primera mirada al arte interior, y luego de leer el número completo un par de veces, dos cosas me llamaron profundamente la atención. Primero, los dibujos son increíblemente limpios. Trazos seguros, finos, dan origen a imágenes directas y simples. Pocos achurados. El artista es Chris Sprouse, a quien yo no conocía y quien es altamente respetado en el medio. Luego de un único número, y luego de revisar una galería en su sitio web, me declaro admirador de su arte y buscaré activamente libros dibujados por él.

Lo segundo que me llamó la atención es el diseño de personajes. No estoy seguro si es una cualidad del arte de Sprouse o es la forma en que los personajes de esta serie están diseñados, pero me encantó la anatomía de los héroes. Tom Strong, como su nombre lo indica, es un hombre fuerte. Y su cuerpo lo demuestra, pero no con esos músculos increíblemente marcados a los que los comics de super héroes nos tienen acostumbrados. Su fisicalidad es más clásica, y me recuerda un poco al Superman de Curt Swan. Las mujeres que aparecen en este número son de curvas pronunciadas, muy femeninas, sin llegar a ser desproporcionadas.

Al hacer un poco de investigación sobre este libro, descubrí que la portada retro-futurista que llamó mi atención es en verdad la portada alternativa para este número. El artista es J. H. Williams III. Al final de este artículo puedes ver una imagen. Lamentablemente, no pude encontrar una versión de alta resolución en la web, pero puedes ver la versión original en el flickr del artista.

La historia es de Peter Hogan, y en mi opinión, es el punto bajo del libro. A pesar de ser un número uno, esta miniserie es un spin-off de la serie original escrita por Alan Moore, y aunque hay una breve introducción de los personajes, hay mucho que simplemente no se entiende sin haber leído la serie anterior. En las pocas páginas de este número se presenta el conflicto general, pero no se explica muy bien quiénes son los personajes y por qué debería importarme lo que les pasa.

En general, yo busco un balance entre la calidad del arte y la calidad del guión cuando leo un comic. Sin embargo, muchas veces estoy dispuesto a comprometer un poco el arte en favor de la historia. En el caso de este número me pasa lo contrario: a pesar de que no disfruté de la historia, el arte me gustó tanto que de todas formas recomiendo este libro.

En su sitio web, Sprouse muestra un boceto del arte para una próxima miniserie de Tom Strong, titulada “Tom Strong and the Planet of Peril”. Estaré esperando.