Vampirella #1 [reseña]

Al leer este título tenía dos cosas en mi mente: mi conocimiento de Vampirella pertenece casi exclusivamente a la historia de sus pin-up. En serio: conocía sólo las fotos de ella en ese bikini rebajado que la caracteriza. Como muchos otros, estoy seguro, siempre asumí que Vampirella no era más que otro personaje superficial creado sólo para el deleite visual. Con esto en mente, tengo que admitir que el impulso detrás de mi compra fueron precisamente esas portadas. Tenía cierta curiosidad en cuanto a si el personaje podría tener más profundidad que atractivo sexual.

Nuestra historia gira en torno a la heroína epónima, su novio hombre lobo, y su ¿mayordomo? Coleridge, mudándose a su nueva casa en Hollywood Hills. No alcanzan a disfrutar mucho de su paz antes de que un intruso anónimo irrumpe en la casa exclamando “¡muere, basura de vampiro!”. No es la mejor opción de diálogo, pero sirve como estereotipo de fanatismo. Este incidente tiene el efecto secundario de hacer a Vampirella famosa “de la noche a la mañana”, un estatus que cualquier criatura de la noche respetable simplemente no puede tener. La resolución de este problema parece ser el punto conductor de la trama, al menos inicialmente, para el primer arco de la serie.

Lo bueno

Colores vibrantes, sombreado maestro

Arte interior
Arte interior

Desde la primera página, la paleta de colores es visualmente atractiva y suave en su vitalidad. La mayoría de las escenas, como era previsible para un vampiro, ocurren en condiciones de poca luz. El equipo artístico se aprovecha de esto de la mejor manera, resaltando cada rayo de luz que tienen, contrastándolo con la oscuridad de cada escena, creando una visión realista. Esta técnica, junto a la vibrante combinación de colores y el uso experto del sombreado, permite que el equipo de arte pueda controlar el tono y el ánimo de las escenas perfectamente. El sombreado utilizado también da a los propios personajes una dimensión extra, creando una sensación atractiva de realismo.

Poderosa protagonista

Por supuesto que Vampirella luce su traje característico hacia el comienzo del número, pero tiene sentido hacia el final cuando la autora, Kate Leth, lo utiliza para poder criticar la historia de pin-up del personaje. Lo que me parece más atractivo de Vampirella es como ella no se ve como la vampiro típica del medio Young Adult de hoy en día. No estamos viendo a un objeto sexual de aspecto frágil y delicado, capaz de lanzar a hombres del doble de su tamaño de forma poco realista. Ella es fornida. Su tono muscular y su presencia en general es la de una amazona, una mujer guerrera ruda, no muy diferente a la mujer en mi vida…

No hay roles de género

Me encanta cómo Tristán es físicamente imponente y “masculino”, sin embargo, no actúa según los estereotipos de su posición. Cuando Vampirella es atacada, él no la empuja a un lado e intenta defenderla; la deja tranquila porque él sabe que Vampirella se puede cuidar a sí misma. De hecho, él no muestra ninguna cualidad dominante en relación con su amada. Es obvio que ella dirige la película, incluso cuando los vemos en la intimidad.

Humor atractivo

Hay un tono casi lúdico, subrayando la acción y el terror intermitente, dando por la mayor parte de este número una sensación optimista con un tono sarcástico. No puedes evitar reirte de los chistes ágiles entregados a paso rítmico.

Lo malo

Para ser un #1, me decepcionó la falta de detalle de los personajes secundarios. Es obvio que el cambio de vestuario era una estratagema para atraer a nuevos lectores, pero no hace que sea fácil para ellos entender lo que está pasando. Puede ser un argumento sencillo, pero al final de no sé nada de Tristán, Coleridge o nadie realmente. No hay desarrollo de los personajes o reconocimiento a la historia en lo absoluto. Como ya he mencionado, algunos de los diálogos pueden ser un poco cliché y no ser terriblemente atractivos. Tristán parece interesante basado en su físico y la forma en que se lleva, pero me molesta que, literalmente, no hace nada. Me atengo a los aspectos positivos que he mencionado antes, pero uno pensaría que Tristán podía hacer algo más que sólo ocupar espacio

El veredicto

El primer número de Vampirella impresiona con un arte impecable y un poderoso retrato de la heroína epónima. A pesar de algunos inconvenientes en el diálogo y la falta de desarrollo de los personajes secundarios, todavía deja al lector con una sensación positiva y el deseo de leer más.

Vampirella #1

Dynamite Entertainment. (W) Kate Leth (A) Eman Casallos (CA) Chrissie Zullo