No es para nada extraño que las agrupaciones de heavy metal estén explorando otros medios de expresión, allende lo meramente musical. Y dado los acontecimientos artísticos del último tiempo, hemos sido testigos de cómo los videojuegos se han posicionado como un nuevo arte, una nueva manera expresiva que une lo auditivo, lo visual y lo dinámico en un producto que cualquier persona puede explorar y controlar. Ejemplo de ello, en cuanto al ya mencionado género musical, lo encontramos en Brütal Legend del año 2009 o en cada una de las partes de la saga de Guitar Hero. Por lo mismo, Hail to the King: Deathbat fue creado en base al último disco de una de las bandas de heavy metal más relevantes de la última década: Avenged Sevenfold.

Este videojuego de acción-adventura funciona como un RPG en la línea de Diablo o The Legend of Zelda, en donde se retrata la historia en torno a Andronikos, el Rey del Inframundo, que, dada su muerte por uno de los Dioses Antiguos que rigen el mundo de Haides, es resucitado para enfrentarse a múltiples enemigos y así detener las acciones de su doppelgänger, Dark Andronikos. Desarrollado por Subscience Studios, el videojuego esboza los orígenes del Deathbat, el ícono de la agrupación, en un relato de orden épico, lleno de referencias hacia la discografía y artwork del conjunto musical, a la vez que conmemora a Jimmy “The Rev” Sullivan, ex baterista de la banda, quién falleció en el año 2009, a manera de guía espiritual, que vela por la labor de Andronikos en la trama del juego.

La mecánica de Hail to the King: Deathbat no dista mucho de la modalidad de combate de la mayoría de los videojuegos de RPG. Junto con poseer armas para combate cuerpo a cuerpo, el jugador tiene la opción para atacar con magia a distancia, y mientras tenga dinero suficiente para adquirir mejores armas, hechizos, curaciones y pociones para el mana. También está la posibilidad de cambiar a Andronikos por cualquier integrante actual de la agrupación, que pueden ser desbloqueados al salir victorioso de una etapa. Considerando que los escenarios están inspirados en el catálogo de las canciones de este grupo musical, éstos varían, en cuanto a dificultad, para una mayor experiencia en la jugabilidad. Y, por encima de todo, el ambiente musical de cada escenario del videojuego, basados netamente en los grandes hits del quinteto estadounidense, proporcionan una vivencia sin precedentes en este videojuego. Por lo que Hail to the King constituye en sí estos elementos y otros más, para deleite tanto de los fanáticos de Avenged Sevenfold como de los fanáticos de los juegos de RPG.

Pensado en un inicio como una aplicación para los sistemas móviles Android y iOS, Hail to the King: Deathbat también puede ser descargado en Steam para Windows 7 y 8. Estos son sus requerimientos:

Requerimientos Mínimos:

Sistema Operativo: Windows XP
Procesador: 2 Ghz Dual Core
Memoria Ram: 2 GB
Gráficas: Intel HD Graphics
DirectX: Versión 9.0c
Disco Duro: 2 GB de almacenamiento
Tarjeta de Sonido: DirectX 9 Compatible Audio

Requerimientos Recomendados:

Sistema Operativo: Windows Vista, 7, 8
Procesador: 2+ Ghz Dual Core
Memoria Ram: 4 GB
Gráficas: NVIDIA GeForce GT 640
DirectX: Versión 9.0c
Disco Duro: 2 GB de almacenamiento
Tarjeta de Sonido: DirectX 9 Compatible Audio

En resumen, Hail to the King: Deathbat es una alternativa viable para adentrarse en el universo de Avenged Sevenfold, si es que no conoces a la banda. Para los fanáticos del quinteto de heavy metal, jugarlo es un deber. Por lo que recomiendo que lo experimenten, tanto en sus dispositivos móviles como en PC, para que noten que el Rock y los videojuegos pueden convivir en perfecta armonía.