Un arma cargada, una obra de teatro con tres actores, los engranajes aceitados de un reloj que  comienza a dar su compás. Un ritmo que abre el telón:”La obra más grande de tu vida”, porque claro, esta noche tres subirán al escenario, pero uno bajará. Cada día en la vida de 47 es como un capítulo del detective conan, porque hasta el día de hoy sostengo que Boby Jackson es el verdadero asesino y todos los demás personajes son sus títeres. En cada lugar donde va, alguien muere, claro que él nunca sería capaz de semejantes acciones ¿no? Esto es el juego de la semana, celebrando un mes sin faltas para ustedes, ¿El entretenimiento de esta noche? Hitman: Blood Money (aplausos).

Hitman: Blood Money (2006) es un juego de acción/ espionaje creado por IO interactive y publicado por Eidos Interactive para PC, PS2, Xbox y Xbox 360.

Un silencio sepulcral, un rostro en la penumbra y un cadáver en el piso. Hitman no es una máquina de matar, es una máquina de “hacer cadáveres”. Lo que me lleva a poner la duda sobre el tapete: ¿Cómo haces de un personaje frío y calculador una persona interesante?

a) Lo enfrascas en un estereotipo.

b) Lo haces como el agente 47.

Porque si, 47 es un personaje grandioso y totalmente fuera de lo común, quebrando con múltiples estereotipos y jugando con el rol de héroe silencioso, o en este caso un justiciero equiparable a batman. Pero aún así gran parte de su encanto viene del medio en el cual su historia es contada, los videojuegos. Blood Money es una joya que brilla en el océano de su tiempo, un título irrepetible que sencillamente hace la pega bien.

¿Por qué jugarlo? Un millonario anciano en silla de ruedas se pone cómodo para contarnos una historia distinta a cualquier otra. Un relato oral sobre la vida de un ser mitad hombre, mitad mito. El “Hitman” puede ser para muchos una leyenda urbana, un cuento de hadas, después de todo no existen los asesinos perfectos ¿no?

Pero entonces el anciano se pone serio y se acerca a su repisa, en busca de documentos: reportes policiales, autopsias y descripciones de testigos que viviendo en países diferentes coinciden en “aquel hombre blanco, calvo y de traje” como principal sospechoso, traficantes, criminales de guerra, pederastas, gángsters y otros asesinos son parte de su expediente de “encargos”. La historia en Hitman: Blood Money es uno de sus fuertes, narrada a través de flashbacks en la voz de quienes saben de su existencia, pero muchas veces desconocen sus motivos, de los cuales no les diré nada, para no arruinar la experiencia.

Cada misión comienza con aquel anciano revelando detalles de su exhaustiva persecución de 47, en su tiempo como director del FBI. Inmediatamente encarnamos a Hitman en los preparativos de su próximo encargo. Las armas que llevaremos, objetos e información de interés están al alcance cualquier bolsillo con más de quinientos mil dólares a mano.

Entonces es cuando saltamos a la acción, en la cual se ve el núcleo duro de Blood Money: su libertad. Cada nivel es un puzzle de múltiples soluciones, donde las piezas cumplen con distintos propósitos: La violencia funciona, no obstante inteligencia y creatividad son premiadas. Cada persona operada por la computadora cumple con roles específicos, tienen rutinas y comportamientos únicos, los cuales varían enormemente dependiendo de su personalidad y función, un turista no reacciona de la misma forma que un policía, y claro que todo policía reconocerá a otro de los suyos, por lo que usar el traje de policía cerca de uno levantará sospechas y…bueno eso descubranlo ustedes.

En fin, se siente como si cada nivel hubiese sido construido con anterioridad al videojuego, son verdaderas recreaciones arquitectónicas de proporciones realistas: Una ópera en París, un casino en Las Vegas, un fundo en el valle de colchagua (sep, en una centroamericana versión de Chile), una clínica de rehabilitación y la jodida casa blanca son algunos de los 13 lienzos sobre los que se pinta Hitman: Blood Money, y claro no hay mejor témpera que la sangre.

Es un juego que ha envejecido con estilo, pero hay bastantes elementos que pueden mosquear a los más jóvenes, por ejemplo no tiene sistema de cobertura, ni salud regenerativa, y 47 es un humano al fin y al cabo, dos disparos en el pecho son suficientes razones para jubilarse. Visualmente, la luz y escenarios lucen fantásticos, pero los modelos son bastante poco animados y sus movimientos acartonados. ¡Pero su música es brillante! No dejen de darle play a los videos e intentar descubrir los momentos en que suena cada tema. Jesper Kyd se consagra con este soundtrack impresionante.

Hitman: Blood Money es un juego de acción, pero con mucho ensayo y error. Si, es satisfactorio reventarle la testa a un policía con una escopeta, pero lo es tanto como matar al vicepresidente de los estados unidos en la casa blanca y hacerlo parecer un accidente.100% recomendado, en especial si te gustan las historias thriller de conspiraciones genéticas, los buenos tiroteos y  mejores desafíos al intelecto y destreza.