No sé por dónde empezar con este juego, en serio. Me arriesgo al traer esta semana un clásico entre los clásicos, un flashback/patada voladora de pura genialidad, prepárense, Hijos del Átomo que esta semana viene Super Street Fighter 2, en su edición definitiva: The New Challengers. Y claro, quizás sea lo mejor comenzar con un ¡HADOUKEN!

Super Street Fighter 2: The New Challengers es un juego de peleas producido y distribuido por Capcom, primero para arcades en 1993 y luego en la popular SNES en 1994 (si, este año se cumplen 10 años).Es una expansión del original  Super Street Fighter 2, pero pulido en cada detalle posible… por tercera vez. El tema de los DLCs no es para nada nuevo, pero las reglas del juego eran distintas, la gente era mucho más inocente y el abuso de Capcom era hasta perdonable, gracias a la calidad de sus juegos.

Recibí este juego para mi cumpleaños número 10. Enfrenté un cuadro de hepatitis a base de Shoryukens y Atomic Busters, por lo que puedo decir a ciencia cierta que es un juego importante en mi infancia, dejando su huella en mis pulgares de nostalgia y parches curitas.

¿Por qué jugarlo? The New Challengers da un salto desde las arcades a nuestros hogares con maestría, dando lecciones de cómo hacer una buena versión casera. Si bien existe un sacrificio de gráfica y sonido, Capcom lo compensa maximizando las opciones de juego:Time attack, Survival y modo torneo (8 jugadores en un torneo por eliminación) se le suman a los ya tradicionales modo arcade, vs o práctica. Pero claro, es sólo la punta del iceberg en cuanto a contenido, esta expansión de Street Fighter trae muchas más sorpresas: Nuevo sistema de high score, rebalanceo de personajes, nuevas animaciones, más ataques, escenarios, temas y cuatro nuevos luchadores (los “New Challengers”) que llegaron para quedarse.

Super Street Fighter se caracteriza por ser un juego equilibrado con mimo en los detalles. Sus gráficos poseen una dirección artística suprema, con sprites coloridos y distintivos para cada luchador. Ryu, Ken, Chun li, E Honda, Sagat, Guile, Blanka, Dhalsim, Zangief, Balrog, Vega, Cammy, Fei long, Dee Jay, T. Hawk y Mr Bison son el dream team de los juegos de peleas, al punto que recuerdo sus nombre de memoria (excepto T. Hawk, nunca jugué mucho con él) y son icónicos del entretenimiento electrónico en general.

El OST de Street Fighter 2 es soberbio, pero lleva la música al siguiente nivel. Cada tema es un pasaje de ida al pasado, cada composición musical representa no sólo la nacionalidad de cada luchador sino que también su personalidad, considero que se necesita un compositor habilidoso para lograr ese efecto y hacer música en 16 bits perdurar hasta el presente.

No puedo terminar mi artículo sin hablar del gameplay, ¿no? Si el canon para los juegos de pelea 2D comienza con Street Fighter 1, es su secuela la que alcanza gloria pixelada. El sistema de combos es sencillo de aprender, pero difícil de masterizar. Cada personaje tiene un moveset de 30 movimientos únicos, más tres habilidades especiales, dándole una enorme re jugabilidad. Los minijuegos también están presentes, destruir autos y romper barriles son cosas a las que sólo Super Street Fighter puede dar sabor.

No existe ningún juego que se le haya comparado hasta ese momento (no existían como género cuando salió Street Fighter 2 en 1991)… claro que la versión The New Challengers es del 94 y Mortal Kombat II del 93 y… bueno dejaré las comparaciones a un lado por ahora.

Super ultra turbo recomendado para todo el mundo, en especial aquellos que se sientan de humor para un desafío vieja escuela. ¿Juegos similares? De la misma época Art of Fighting, Samurai Shodown y Mortal Kombat II para las arcades son los que puedo recordar ahora. Puede que los tiempos hayan cambiado, pero un cuarto de U y puñetazo siempre será sinónimo de Street fighter en mi imaginario personal.