Tras el fin de Naruto, la empresa Weekly Shonen Jump se ha esforzado por impulsar nuevos proyectos que generen simpatía en la audiencia. Boku No Hero Academy, del autor Kohei
Horikoshi, es un ejemplo de ello, puesto que, a pocos capítulos de su serialización, ha obteniendo una gran popularidad tanto en Oriente como en el Occidente.

Aprovechándose del Auge y el “Boom” comercial de las series y películas de superhéroes, Boku No Hero Academy recrea un mundo en donde tener superpoderes no es algo difícil de alcanzar, sin embargo, convertirse en un héroe no es sencillo, ya que el valor y la justicia priman por sobre todas las cosas. Francamente, creo que este animé será un exitazo de aquellos…

Bueno, lo que que ocurre es que frente a esta nueva serie de anime, aparece otro que quizás no es muy conocido en el Occidente, pero que de igual manera considero que tiene todas las posibilidades de ser el nuevo Naruto de la revista Weekly Shonen Jump: Black Clover, de Tabata Yuuki. Un producto japonés que te lloverá hechizos de principio a fin, así como Harry Potter, hasta dejarte seco de maná.  Yo personalmente me envicié tanto que vi todos los capítulos de corrido.

Una de las cosas que más rescato de esta serie, además de su buena estética, tanto en el diseño de los personajes como en las escenas de acción, son los diálogos, ya que son fluidos y bastante cotidianos para el espectador, lo cual permite un desarrollo argumental fácil de entender.

Como buen Shonen, Black Clover tiene sus toques humorísticos, los cuales no interrumpen la línea argumental, más bien la enriquecen, permitiendo que algunos nombres de personajes secundarios se memoricen inconscientemente en tu cerebro, pese a no tener relevancia alguna en la trama. Con esto me recuerdo a Aoki de “Hajime No Ippo” (Espíritu de Lucha en Latinoamérica), que con solo verlo en las viñetas del manga o en el anime te preguntas “bueno, ahora con qué acción me causará risa este tipo”, convirtiéndose, de algún modo, en un personaje relevante para los fans. Pues bien, en esta serie habrá más de un Aoki entre sus personajes, lo cual se agradece.

clover unoLa trama nos sitúa en un mundo novelesco de caballeros y monstruos, donde prima el uso de la magia y las mazmorras de poder que te entrega Skills (habilidades), como el universo Warcraft o un sinfín de historias de batallas medievales que podremos conocer. La verdad, y siendo muy sincero, la trama parece un verdadero juego de MMORPG… y justamente ese es el plus que le puede dar el visto bueno para llegar al anime. Otro “Boom” que puede asemejarse a los superhéroes.

Algunos sanan, otros usan barreras contra la magia, se puede anular los hechizos, existen ataques especiales que te gastan todo tu maná, y en fin, una gran similitud a ese tipo de juegos de plataformas que a los jóvenes llama tanto la atención. Incluso en Black Clover hay diferentes ítems (Objetos) que te facilitan el controlar de la magia y te ayudan a la precisión de un conjuro; y si eso no es típico de los juegos de rol, es porque quizás debo estar muy perdido. Aunque creo que no.

En cuanto a personaje principal, en los primeros capítulos se nos presentan dos protagonistas: Asta, un joven de 15 años, que por más que trata no es capaz de producir maná, por tanto no puede realizar hechizos, y Yuno, quien tiene la misma edad y ,por cómo se nos muestra, es un verdadero genio en el control de la magia, por ende, es quien tiene mayores posibilidades de convertirse en el Rey Mago; que sería siendo el rango más alto que puedes llegar a ser al final de la historia.

Yo cuando comencé a leer el manga me molestó esa diferencia, porque se hace algo trivial y predecible: uno se esfuerza y es un debilucho que se hará poderoso con el tiempo, mientras que el otro es un genio que de por sí está destinado a nunca llegar a ser el Rey Mago.  Sin embargo, llegué a la última página del primer capítulo y me dije: “vaya que estaba equivocado”. Yuno podría llegar a ser un demonio con la magia, pero Asta, con un simple movimiento de su espada, es capaz de anular cualquier tipo de hechizo, y sin necesidad de maná.

Respecto a la historia, tanto Yuno como Asta participan de una prueba para ser caballeros mágicos, los protectores del Reino Trébol, donde el primero puede entrar a la orden de caballeros que él quisiese, porque es un superdotado que tiene el Grimoire (libro de hechizos) del trébol de 4 hojas, mientras que el segundo sólo logra ser miembro de Black Bull, que es el Gremio de los más “Frikis” o “raros” entre los caballeros.

Bueno, desde ese momento ambos rivales y amigos se distancian, quedándonos con un único protagonista que sería siendo Asta, quien poco a poco empieza a tomar renombre entre los caballeros mágicos, impresionando incluso al propio Rey Mago vigente. Si bien Asta no controla magia, entrenó tanto su físico en su infancia que luchar contra otros magos no es problema para él y su Grimoire de la anti-magia.

clover dos

En cuanto a las aventuras, los arcos son cortos. No más de 15 capítulos por misión. Por otro lado, los enemigos que aparecen son fuertes, pero no inalcanzable para los personajes principales. Quizás la parte negativa del manga en el poco desarrollo de los malos, pero bueno… es una serie que lleva un año y meses.  O sea, me imagino que a lo largo de más capítulos y tomos lograrán solucionar ese problema.

Volviendo a retomar el diseño, si bien no juega mucho con las viñetas como lo hace One Piece o Shokugeki no Souma, tampoco es tan Ecchi (exageración del cuerpo de los personajes femeninos), que es la moda que está teniendo la mayor parte de las anime en la actualidad, y algunos personajes son algo más que siniestros, así que podría colocarse en un género más de Seinen, pero hay que tener claros que Black Clover es más Shonen que cualquier otra cosa.

En general, la trama se entiende, ya que es sencilla, los personajes son variados y entretenidos y los capítulos se hacen cortos, lo cual es buenísimo. Algo que se hace largo, pues uno generalmente no lo vería. Aburre.

Ese brillo que lleva al exitazo está en Black Clover y la Weekly Shonen Jump se lo está creyendo, ya el manga está comenzando a tener buenos resultados en Oriente. Creo que de momento su único problema es cómo llevar al anime una apuesta de imagen que no entorpezca el trabajo de Tabata Yuuki. Es posible que se termine realizando series cortas de 10 capítulos por temporada, lo cual es una buena opción, pero si logra concretar una serialización semanal, sería tremendo. Hay personajes para hacer buenos rellenos, la trama es más que sencilla…. Ojalá resulte.

Antes de despedirme, quisiera que realmente se den el tiempo de opinar qué les pareció este nuevo manga o si ya lo conoces, pues bueno…, tu opinión es más que valida. De momento si tuviera que votar de 1 a 10 este manga, yo lo calificaría con un 8… porque hasta el momento no me he aburrido, y la trama va de menos a más, que es lo que un lector de manga más agradece.

Me despido y espero sus críticas. Bienvenidas sean todas.