Para ser franco tenía pocas esperanzas de que la Comic Con Chile 2013 funcionara bien y es que, hasta hace pocas semanas, se había formado en diferentes sitios y comunidades una visión bastante pesimista acerca del evento amparada en dos hechos puntuales:

  • El retraso en la confirmación de los invitados que, siendo francos, son uno de los grandes motores de este tipo de iniciativas.
  • Diversos conflictos con cosplayers y comunidades que hicieron bastante ruido en los días previos.

Por lo tanto teníamos mucha expectación de ver cómo iba a resultar todo, no apuntando al morbo tan común en Chile de ver cómo las iniciativas ajenas flaquean, sino que preocupados porque consideramos que de todos los eventos que hoy se realizan en nuestro país, Comic Con Chile es el que tiene mayor proyección, tanto por el impacto mediático como por la afluencia de público, pero tal como se hizo notar este año no basta el nombre para que el evento funcione. Se requiere además de las mismas comunidades que se quiere representar, se requiere de empresas que apoyen efectivamente el evento y principalmente, de una organización más eficiente.

Es la segunda vez que me toca cubrir la Comic Con Chile. Creo que hay aspectos muy importantes que no están siendo tomados en cuenta porque, me imagino, la coordinación de los invitados debe ocupar bastante más tiempo en la agenda de la organización. Hay que mejorar varias cosas pero también hay que apoyar, no cuesta nada pararse al frente a señalar los defectos, esperamos no caer en esa lógica, sino que desde nuestra perspectiva señalar qué elementos pueden ser mejorados en vista a la próxima edición.

Se ha criticado bastante que gran parte de la convención es simplemente una feria de tiendas de diversos rubros, lo cual en parte es cierto, pero es algo que debe estar presente en este tipo de actividades. En este sentido consideramos que hay que ser un poco más selectivo en cuanto a ellas y contar con un espacio que de verdad apunte a la categoría del evento: la Comic Con Chile no es una feria artesanal o un lugar para vender la “novedad del año”. Si bien hay varias tiendas que se esfuerzan por ofrecer productos y una organización del espacio adecuadas (las tiendas de juguetes, o las de cómics) hay otras que uno podría pensar que están ahí sólo por que hacía falta ocupar el espacio.

Respecto de las comunidades ocurre un fenómeno similar ya que la evaluación previa del montaje (si es que existe) me parece muy relajada. Hubo varios stands vacíos (algunos los 3 días) y otros que funcionarían muy bien en una feria escolar, pero no en un evento como la Comic Con Chile. Espacios como el de X-Files, la gente de Hogwarts, Crepúsculo o Supernatural no destacaron y si bien algunos de ellos no tenían experiencia previa, considero que es deber de la organización estudiar qué se expondrá y de qué forma. Por el contrario, la gente de Customs Chile, Acsa y Colexionautas se esforzaron por mostrar y variar sus exposiciones, algo que sin duda se agradece.

Consideramos que para la inscripción de comunidades debe ser obligatorio un diseño o layout del stand, que se comprometan con la organización y con ellos mismos, ya que finalmente la exposición habla también de quiénes son como grupo. Se extrañaron algunas comunidades de eventos anteriores y nos gustaría que más que apelar a una supuesta diversidad se apostara más por la calidad de las muestras.

Respecto de los cosplays hacemos eco de las peticiones y consideramos que debería existir, al igual que la inscripción para los concursos, una selección previa (meses antes) que permita que aquellos seleccionados entren gratis o con un buen porcentaje de descuento ya que, seamos francos, mucha gente asiste por la posibilidad de fotografiarse con ellos y el trabajo debe ser recompensado de alguna forma.

La sección de cómics es una iniciativa digna de destacar. Se agradece el apoyo al cómic emergente aunque uno puede preguntarse si realmente todos están al nivel de generar una propuesta apropiada para una Comic Con. Hay Ferias de Fanzines y otras instancias que podrían servir de “coladero” para quedarse con aquellos emprendimientos que sean realmente dignos de destacar. Las Editoriales lo tienen bastante claro ya que en general su propuesta es más sólida apelando siempre a la firma de ejemplares y a las visitas de los creadores.

Nos gustaría ver más charlas y más autores firmando sus obras, no sólo extranjeros.

Respecto de los espectáculos aún sentimos que son una especie de relleno del evento, el día viernes hubo muchos espacios en blanco, muy poca utilización del escenario que podría aprovecharse invitando a otras bandas o artistas. Obviamente necesitamos una mención aparte para Scope, que aparte de ser amigos nuestros, claramente se alzan como lo único destacable en ésta área. Consideramos que el evento podría ser coronado en las tres noches con algún grupo, tenemos gente que sin duda sería del agrado de los asistentes: Capitán Memo, Cachureos, Mazapán, 31 Minutos, por nombrar algunos.

Finalmente, los invitados. Entendemos el enorme esfuerzo que significa traerlos y lo agradecemos, por supuesto que nos gustaría ver más nombres cada año y entendemos que gran parte de ese peso debe corresponder también a la empresas auspiciadoras. Pero si las negociaciones se alargan y se cierran a pocos días del evento no puede esperarse una respuesta seria por parte de ellas, así como tampoco puede obviarse la avalancha de críticas derivadas de eso; somos un público pequeño pero terriblemente critico —con o sin razón. Es molesto comparar pero iniciativas más pequeñas han logrado traer una cantidad de nombres bastante más abundantes.

Al cierre de la Comic Con Chile se planteó la posibilidad de hacer más eventos de este tipo, algo que nos parece una maravillosa idea por lo que esperamos que sean la instancia para probar las mejoras, para seleccionar mejor a los Cosplayers y las Comunidades, y para ir demostrando a las empresas que el proyecto no sólo es viable sino que cuenta con una amplia gama de seguidores. Esperamos al igual que muchas personas la Comic Con Chile 2014 y nos gustaría verlo como un evento de trascendencia internacional. Agradecemos el esfuerzo de los organizadores y esperamos que tomen en cuenta los comentarios.

Lo mejor.

  • La respuesta de los Cosplayers, chicos jugados que se hicieron notar pese a todos los problemas.
  • El público y lo entretenido de ver bebes disfrazados recorriendo los pasillos junto a sus padres.
  • La calidad de las exposiciones y la disposición de los chicos y chicas por explicar lo que hacían.
  • El apoyo al cómic nacional y a las editoriales.
  • La animación de Robbie Barrera, no será atractivo pero es muy divertido! (ja!)

Lo que falta.

  • Concursos durante el desarrollo del evento, orientados a los visitantes.
  • Productos exclusivos y no nos referímos a ropa o gorros, sino que a productos, figuras o revistas, exclusivamente hechos (o etiquetados) para la CCC.
  • Participación de las empresas de videojuegos.
  • Participación real de las empresas de cine y televisión.
  • Participación de las marcas Hasbro, Lego, Mattel, tantas otras que ni siquiera se dan la molestia de enviar un par cosas para regalar.