El Temor de un Hombre Sabio es la segunda entrega en la Crónica del Asesino de Reyes, cuya primera parte es El Nombre del Viento. Este segundo volumen retoma la acción justo donde quedó el primer libro: es el segundo día de conversación entre Cronista y Kote, y ya se empiezan a revelar ciertos secretos. Pese a las múltiples respuestas que entrega este segundo libro, al final de la historia es muy probable que el lector termine con la sensación de que hay, si acaso, más preguntas que al principio. Aunque es parte del encanto de este tipo de novelas, al igual que con George R. R. Martin, la demora de las siguientes entregas resulta algo frustrante.

Lee tambiénEl Nombre del Viento, una historia sobre historias.

El Temor del Hombre Sabio cumple las promesas que hizo El Nombre del Viento, y con creces. El estilo de Rothfuss sigue rítmico y potente, y dinámico en cuanto a cambios de registro y al vocabulario que utiliza. Los personajes son fieles a lo que se construyó en la entrega anterior, y tendremos la oportunidad de adentrarnos más en su psicología y su pasado. Veremos más de todos los personajes antiguos, y conoceremos a algunos nuevos que están a la altura de la saga. Así mismo, las locaciones variarán más que en el primer libro, y exploraremos parte del gran mapa de las Cuatro Esquinas de la civilización, conociendo culturas y costumbres nuevas, que ampliarán la perspectiva de mundo de nuestro protagonista.

Aunque todos los diálogos de esta historia son sólidos y cautivantes, algunas conversaciones resaltan más que las demás, y llevan al lector a aquellas reflexiones más personales que el primer libro planteó de forma brillante. De entre todos estos intercambios, probablemente los más memorables son aquellos realizados alrededor de una mesa de Tak, el juego de mesa que hace las veces de Ajedrez o Go para el mundo de Rothfuss (juego que, a propósito, es ahora real gracias a la cooperación del autor con James Ernest)

Al final del día, El Temor de un Hombre Sabio satisface las expectativas que creó su predecesor y ofrece nuevas pistas sobre la verdad que se esconde detrás de las historias que cuenta Kote.