COMPARTE

La continuación oficial de las aventuras del niño mago más famoso del mundo ha llegado, pero en un formato que dista de las novelas en las que nació el mundo creado por J.K. Rowling, puesto que esta nueva entrega es el guión de una obra de teatro que se ha convertido en un fenómeno en Londres. Cabe destacar que el dramaturgo Jack Thorne fue el hombre encargado de adaptar este universo fantástico al mundo de las tablas.

En esta oportunidad, un Harry adulto debe sortear las complicaciones de haber derrotado a Voldemort. El “Niño que vivió” ahora es padre de tres brujos, y su relación con su hijo del medio Albus Severus no es la ideal. Partiendo por el hecho de que el joven pertenece a la casa Slytherin, su mejor amigo es el hijo de Draco Malfoy: Scorpius.

Es difícil hablar de la trama de esta realización sin hacer un par de “spoilers” en el camino, pero básicamente la obra tiene más presente en el rol protagónico al hijo de Potter que a su progenitor. Por un lado, el adolescente lucha por un legado que jamás pidió, y a la vez el guión presenta a los personajes que ya se conocen hace tiempo adultos y con problemas familiares más complejos que antes.

Problemas en cuanto a la relación entre padre e hijo, y un rumor sobre el retorno del Señor tenebroso son temas que hacen que el mismísimo “Niño que vivió” pierda el sueño. A esto se suma el hecho de que el Ministerio de Magia requisó un giratiempo que después es usado por su hijo Albus con la esperanza de revivir a Cedric Digory en el Torneo de los Tres Magos.

Lee también:  Las Bestias de J. L. Flores: La metáfora de nuestros lados oscuros

Este punto es el que ha hecho que muchos fans menosprecien este escrito, y lo traten como un mero fan-fiction; ya que pese a tener en parte una trama más adulta, “El legado Maldito” utiliza mucho los elementos nostálgicos de la saga, en vez de construir un relato nuevo con la nueva generación de brujos que entran en escena.

Los viajes de Albus y Scorpius tienen consecuencias insospechadas en la realidad, así como sucede en “Volver al Futuro”. Esto es interesante, ya que se muestran mundos alternos que podrían ser una especie de “¿Qué hubiese pasado si…?”: Un deleite para los más acérrimos al mundo mágico de Rowling.

Pero la trama no deja de ser interesante, puesto que ver a los niños que lucharon contra el Señor Tenebroso ya adultos y con problemas distintos es algo interesante, y muy entretenido. Los hijos de Potter y Malfoy hacen una dupla que al fin y al cabo mueve la historia, pero que a la vez demuestran ser más o menos parecidos con sus progenitores, ya que es parte de la trama el mostrar las relaciones entre padre e hijo.

Hay que decirlo: la historia no es para todos los gustos, pero el resultado final de “Harry Potter y el Legado Maldito” es una experiencia que está hecha para los fans. Tal vez hay gente que tenía más expectativas de la obra, pero el producto final es muy entretenido y muestra una arista paternal de Harry y sus amigos que no se había explorado antes. Ver en escena esta historia debe de ser una experiencia increíble, puesto que la magia de J.K. Rowling sigue intacta.

Lee también:  Dinos qué tipo de Halloween buscas, y Netflix te dirá qué ver…

 

COMPARTE
Estudiante de periodismo, le gustaría poder leer, jugar videojuegos y ver más películas de lo que alcanza.

2 COMENTARIOS