Luego de casi 10 meses, la espera llegó a su fin. Game of Thrones, la aclamada serie de HBO regresó la noche del pasado domingo a nuestras pantallas, y con él toda la ola de misterios y aventuras que caracterizan a la mega producción.

Si usted aún no ve el capítulo, no se preocupe, no encontrará ningún spoiler acá. Cada uno de los que seguimos la serie hemos aprendido, con sangre y dolor, el significado de la palabra spoiler; así que respetaremos aquello. Eso sí, habrá un detalle que comentaré en amplio. Pero no se preocupe, le avisaré antes para que no lea sin querer.

Continuación directa

Game-of-Thrones-Season-5

Una de las cosas que más se criticó de la quinta temporada de GoT, fue que la narración fue bastante plana. A excepción de algunos momentos precisos, los capítulos vistos el 2015 no tuvieron grandes quiebres o giros, a diferencia de lo ascendente que fue la cuarta temporada.

Sin embargo, hacia el final se fue poniendo buena la cosa. Los últimos capítulos, y por sobre todo el último, mostró muchos eventos, pero la gran mayoría de ellos inconclusos. Asesinatos, envenenamientos y muertes fueron sugeridas, pero las dudas quedaron siempre.

Este primer capítulo no presentó grandes momentos, porque se encargó de continuar el final anterior. No estoy diciendo que sea malo, sino que es un puente. Hay que entender Game Of Thrones como una serie que se toma su tiempo para contar los acontecimientos, cada capítulo es parte de algo mayor. No son islas independientes.

Así, mientras por un lado vemos aclaradas algunas dudas, por otro, se nos presentan las consecuencias y continuaciones de los actos ocurridos en el episodio final del año pasado.

Lo que viene

game-of-thrones-season-6-trailer

El adelanto tampoco no nos entregó mucha información. Más allá de algunas imágenes y rostros, uno puede creer qué podría llegar a pasar con algunas cosas muy precisas, pero a grandes rasgos, está difícil saber qué viene.

Entonces, recuento de este primer capítulo: Game of Thrones está de regreso. Y fiel a su estilo, nos devuelve los finales que te dejan con un gran WTF durante una semana. Sólo queda esperar al próximo domingo.

Comentar una serie como GoT, sin dar spoilers, es bastante difícil, así que hasta acá llegamos con eso. Ahora, procederé a comentar el final del que les hablé. Si aún no lo ve, vaya, vea el capítulo y luego vuelve.

SPOILER ALERT!

12669558_10208676857977490_8166973347854439793_n

Cuando pensé en qué imagen poner, me costó encontrar una que no spoileara a aquel testarudo que siguió leyendo, o en su defecto, a quien terminando de leer lo anterior se encontrara inmediatamente con la foto. Hasta que lo recordé a él, el que todo lo puede y todo lo cree: Deadpool. Porque díganme ¿No es acaso esta la foto perfecta, para una sección de spoilers? En fin, vamos a lo que nos convoca.

Sin dudas, el final con Melisandre nos dio el mayor impacto. Para mi al menos, fue lo más inesperado del capítulo. Y, fiel al estilo GoT, nos deja más dudas que certezas.

Por otra parte -y esto puede sonar raro- durante la parte del capítulo centrada en la Guardia de la Noche, sentía que el plan de revivir a Jon Snow era latente. Es la duda que todos hemos tenido, y puede ser que se haga real. ¿Qué me hace pensarlo? Que en ningún momento vimos a Melisandre insinuando que tiene el poder para revivir a los muertos, sino que fue Sir Davos quien lo sugirió. Tal vez se refería a otra cosa cuando dijo “ustedes no han visto lo que yo le he visto hacer a la Mujer Roja”; pero aún así, mis dardos apuntan ha que aún no sabemos todo de Snow.

Finalmente, la última escena nos llena de dudas ¿Melisandre es una anciana? ¿Qué poder tiene su collar? ¿Qué es realmente capaz de hacer? Me parece que la segunda pregunta es clave. La escena, el primer plano, se centra en el collar. ¿Tiene éste algún poder mágico? ¿La gema roja del centro guarda algún secreto?

Con el final del capítulo de ayer sólo una cosa quedó clara, Melisandre realmente es una bruja, y con las brujas, nunca se sabe.