Resulta redundante decir que The Walking Dead nos plantea un futuro apocalíptico o post-apocalíptico, dependiendo del enfoque que se le dé. Como sea, este fin de la civilización como la conocemos no es debido a causas naturales ni amenazas externas, somos nosotros mismos quienes lo provocamos.

Y no me refiero al virus que hace levantarse a los muertos, si no a lo que vino después: la regresión evolutiva de la humanidad a su estado primario; la barbarie y los instintos de supervivencia que surgen, con más violencia, mientras más tiempo transcurre. Pues no nos equivoquemos, The Walking Dead no es una serie de muertos vivientes, tampoco es una serie de terror. Es definitivamente un drama donde los no-muertos (o no-vivos, nuevamente desde la perspectiva que se mire) juegan un rol de comparsa, de aditivo a esta mezcla de dolor y mezquindad o dicho de otra manera, un mero gancho para el espectador. Porque digamos las cosas como son ¿tendría The Walking Dead la audiencia que hoy tiene, si sólo tratara de la decadencia de la humanidad, sin que aparezca ningún cadáver ambulante?

The Walking Dead estrenó su primera temporada (de apenas seis episodios) el año 2010. Creada por Frank Darabont,  está basada en el cómic homónimo de Robert Kirkman. Después de una lenta, de bajo presupuesto y casi agónica segunda temporada, fue renovada por una tercera y cuarta y hace un par de semanas estrenó su quinta temporada, convirtiéndose en un fenómeno de masas y referente actual de la cultura pop. Tanto así que se confirmó la sexta temporada días antes del estreno del primer capítulo de la quinta. Aunque la esencia se mantiene, guarda notables diferencias con el comic, en las cuales no profundizaré debido a que eso da para una reseña completa.

the-walking-dead

Imaginemos un mundo en el que no existe la televisión como (mal) medio de difusión masivo de información, ya no existe internet ni energía eléctrica, queda poco combustible, no recibimos salario pues nuestros empleos ya no existen y la comida comienza a escasear. Sumado a todo eso, cada vez más caminantes acechan por doquier  y como si lo anterior  fuera poco, ya no se puede confiar en los pocos seres humanos que aún permanecen sin convertir. La causa: un virus letal que produce encefalitis, muerte cerebral y finalmente muerte clínica.

Todo dentro de parámetros más o menos normales y esperables, pero este virus no se queda ahí. En un rango de tiempo bastante relativo, dependiendo del huésped, el cerebro se reactiva, pero no completo, la corteza cerebral, donde se aloja el pensamiento lógico y abstracto, los sentimientos y sensaciones, permanece muerta. Sólo se reactiva el cerebro primario, el responsable de las necesidades básicas, el que nos obliga a saciar un hambre que no parece terminar. El proceso de descomposición continúa y comenzamos a caminar y caminar y caminar en busca de víctimas vivas. Es un virus que se transmite, probablemente por el aire, razón por la cual toda la humanidad está infectada. No es necesario ser mordido por un caminante para regresar de la muerte, puedes fallecer tranquilamente en tu cama y  horas después tu cadáver se reactiva ansioso por devorar a tus seres queridos. La única forma que descanses por completo es que algún alma caritativa te reviente el cerebro.

Es irónico que, en la serie en ningún momento se utilice la palabra “zombie”. En vez de eso se refieren a los cadáveres reanimados como “walkers” (caminantes). Por esta razón en esta reseña no me referiré a zombies.

the-walking-dead-no-sanctuary

La serie trata de la lucha de un grupo de sobrevivientes por no ser devorados por las hordas de caminantes ni caer victimas de los cada vez más frecuentes, grupos de humanos hostiles. El grupo es liderado por Rick Grames, policía de una pequeña localidad de Georgia, Estados Unidos.  El segundo al mando es Daryl, un campesino de pocas palabras y dudosa sexualidad, experto en el uso de la ballesta. Mención aparte merece Michonne, personaje introducido al final de la segunda temporada, especialista en asesinar caminantes con su catana. Además componen el grupo personajes interesantes y muy queribles como Carl, Glenn o Maggie y la imbatible Carol.

A partir de ahora, y para reseñar el primer capítulo de la quinta temporada, me veré en la obligación de revelar algunos detalles de las temporadas anteriores, y del propio episodio en cuestión, razón por la cual si no te gustan los spoiler y no has visto aún la serie, mejor no sigas leyendo.

Al principio de la cuarta temporada, y después de una letal batalla contra el Gobernador, encontramos al grupo viviendo plácidamente protegidos por los muros de una prisión de alta seguridad. Este espacio idóneo les proporcionaba protección contra los caminantes y todo el espacio seguro que necesitaban para poder cultivar tranquilamente y proveerse de alimentos de forma autónoma. Pero si la serie enseña algo es que nada es para siempre.

El siniestro personaje conocido como el Gobernador regresa con nuevos secuaces y un tanque. Después de “negociar” con Rick decapita a Herschel con la catana de Michonne y con el tanque derriba las defensas de la cárcel. El mismo Rick casi pierde la vida a manos del Gobernador de no ser por Michonne. Tras la caída de la cárcel, el grupo se desperdiga en varios pequeños subgrupos que se ven en la obligación de sobrevivir por su cuenta en el descampado. No todos lo logran.

The-Walking-Dead-Season-5-1

Durante toda la temporada, vemos indicios (en forma de mensajes radiales y carteles a la orilla de la vía férrea) acerca de un lugar denominado “Terminus” donde se les promete “refugio y santuario”. La cuarta temporada termina con los dos grupos más numerosos, encerrados en un vagón de tren a merced de los extraños terminianos, que al parecer no tienen buenas intenciones. La escena final es memorable, con el grupo encerrado, diezmado y desarmado, esperando un terrible fin. Rick alza la voz y lanza la mejor frase de la temporada “Se van a sentir muy estúpidos cuando se den cuenta de que se metieron con la gente equivocada”.

Tuvimos que esperar varios meses para ver el emocionante primer capítulo y comprobar que, efectivamente, los terminianos cometieron un error al meterse con Rick y su grupo.  El episodio comienza con varios prisioneros en un vagón de tren, pero no se trata de Rick y los suyos, sino más bien de los terminianos, en un tiempo atrás no especificado con claridad. Ellos, quienes ahora son victimarios, primero fueron víctimas.

Volviendo a Rick, vemos como él y tres hombres de su grupo (Glenn, Daryl y Bob) son adormecidos y sacados del vagón para llevarlos a un matadero. Un matadero literal, donde se vislumbra una camilla con un cadáver a medio cercenar (después descubrimos que se trata de Alex, un terminiano muerto en la trifulca del final de la cuarta temporada). Maniatados y amordazados son puestos de rodillas frente a un contenedor aséptico. Los acompañan cuatro hombres, de un grupo diferente, pero en su misma situación, entre ellos un muchacho que vimos en un episodio de la cuarta temporada. Y ahí comienza una escena sangrienta e impresionante.

Dos carniceros se encargan de dar cuenta de sus víctimas, uno armado con un bate de béisbol los golpea en la cabeza y el otro con un cuchillo los degüella, dejando caer la sangre en el contenedor. Rápidamente dan cuenta de cuatro víctimas y cuando es el turno de Glenn, son interrumpidos por Gareth, líder de los terminianos quien interroga a Rick sobre una misteriosa bolsa que escondió en el bosque antes de entrar a Terminus. Rick le revela que son armas y que lo matara con ellas. Además Bob revela a Gareth que con ellos se encuentra Eugene, un científico que se dirige a Washington y que conoce la cura para el letal virus. Historia que es desoída por Gareth quien da la orden de liquidarlos. Por segunda vez es el turno de Glenn cuando un estruendoso ruido y movimiento de tierra deja la escena en suspenso.

The_walking_Dead_There_is_No_Sanctuary

La siguiente imagen nos lleva a Carol, Tyresse y la pequeña Judith. Carol fue expulsada del grupo por Rick en la temporada anterior por asesinar a dos miembros del grupo contagiados de influenza. Es una mujer que se ha construido a sí misma, poco queda de la sensible mujer víctima de violencia intrafamiliar de la primera temporada. Hace un tiempo que viaja acompañada de Tyresse y Judith, la pequeña hija de Rick. Han debido tomar decisiones difíciles para mantenerse vivos. Se dirigen a Terminus, pero con precaución pues Carol intuye que es una trampa, un cebo para atraer inocentes. No está equivocada. En una decisión acertada decide rodear Terminus y se encuentran con un terminiano poniendo bengalas para atraer caminantes y alejarlos de su hogar, Carol escucha que habla por radio, de una mujer con una catana y de un muchacho con un sombrero que pronto morirá. Sin esperar mayores explicaciones, lo apunta con un revólver y lo encierra en una cabaña. Deja a Tyresse con Judith vigilando al prisionero y decidida va en rescate de sus amigos. Armada con un rifle y una bengala, se mimetiza con los caminantes y dispara a un depósito de gas en Terminus. Lo que provoca una explosión, junto con la entrada de una horda de caminantes y la liberación de Rick y su grupo.

Durante el escape muchos terminianos son devorados por caminantes, otros asesinados por Rick y su grupo. Mientras huyen pasan por espacios donde hay trozos de cadáveres colgando de ganchos, cual carnicería, lo que no deja dudas acerca de la naturaleza de los terminianos: son caníbales. En una memorable escena, Carol se encuentra con una terminiana en una especie de templo, con muchas velas y frases escritas en las murallas. Frases como “nunca confiar” “nosotros primero”. La mujer revela a Carol que en un principio Terminus si fue un santuario, lo construyeron para eso pero atrajo a hombres malvados que mataron y violaron. Los habitantes originales de Terminus, se revelaron, asesinaron a los invasores y juraron que nunca más les ocurriría eso. Decidieron ser carniceros y no ganado.  Finalmente Carol dispara a la mujer en una pierna y deja que sea devorada por caminantes.

Tyresse debe vencer su miedo a asesinar a un hombre vivo, cuando su prisionero se desata y amenaza con romper el cuello de Judith, que llora indefensa en una improvisada cuna. Finalmente el grupo se reúne con Carol en el bosque y posteriormente con Tyresse y Judith en la cabaña en la que es la escena más emotiva de toda la serie, pues Rick daba por muerta a Judith desde la caída de la cárcel, desconociendo absolutamente que la niña sobrevivió.

walking4

Más allá del escueto resumen, hay varios aspectos que llaman la atención de este episodio. En primer lugar la presencia cada más frecuente de violencia en la serie. Algo se vislumbró en la temporada anterior, pero no al nivel de este capítulo. Escenas como la del matadero, donde hombres son degollados cual corderos para comer su carne; la sangre fría de nuestros protagonistas para dejar que sus captores sean devorados por caminantes o la tétrica escena donde un hombre amenaza con asesinar, sin más, a una niña de cuna indefensa.

Obviamente la serie está dando un giro más que esperado, pues mientras más tiempo transcurre, menos recursos existen y la humanidad se vuelve más agresiva con tal de conservar lo poco que tiene o arrebatárselos a un congéneres. Si en la primera temporada era impensable que uno de nuestros protagonistas asesinase a una persona viva, incluido seres irritantes como el marido de Carol o Merle, el hermano de Daryl, a estas alturas ya es algo cotidiano. Matar al que intenta hacerte daño o pone en peligro tu integridad o la de los tuyos es una regla básica para sobrevivir en este mundo. Eso es algo que Rick tuvo que aprender en el último episodio de la cuarta temporada. Algo que el difunto Herschel jamás habría tolerado y algo que cuesta que acepte el adolescente Carl.

Lo segundo que llama la atención es la fuerza del grupo. Los humanos somos seres gregarios, eso es indudable, llevamos en nuestros genes la necesidad de entablar relaciones de todo tipo con otros seres humanos. Desde relaciones emotivas y de afecto, hasta relaciones políticas y sociales, incluso simbióticas con otros humanos. Cuando la política y la sociedad ya no existen, poco espacio queda al afecto y solo permanece la supervivencia, esto es lo que nos obliga a agruparnos.

Como hombres primitivos que formaban grupos numerosos para protegerse de depredadores, Rick y los suyos se reúnen para protegerse a sí mismo de depredadores, tristemente, depredadores humanos (muertos y vivos). La fuerza del grupo, reside en dos aspectos fundamentales: el número y la confianza, mientras más numeroso es el grupo, más poderoso es, pero de nada serviría lo anterior si no existe protección de los miembros indefensos y apoyo mutuo, si no se tiene la certeza de que el otro estará ahí para ayudarte cuando caigas.

The-Walking-Dead-No-Sanctuary-sign

Y en esto principalmente radica la diferencia de nuestros protagonistas con el resto de los grupos. Ellos basan su unión en el respeto, la confianza y las decisiones compartidas. Algo de la moral de Herschel permanece, ya lo vislumbramos cuando Michonne salva la vida de Rick en el ataque a la prisión o cuando Rick le dice a Daryl “tú no eres mi amigo, eres mi hermano”, ellos no son un grupo, son una familia.

A diferencia del Gobernador  y su comunidad de Woodbury que basaba la unión de su grupo en un mandato vertical y no participativo y finalmente en el terror o los terminianos que se unen de forma malévola y hermética como la secta que son. Rick pone las bases de la unión en la confianza y la protección mutua. Ha cometido errores, hay que decirlo, pero al menos ha logrado mantener unido a su grupo durante mucho tiempo.

El último aspecto que llama la atención es la rápida degradación de la especie humana. No me refiero a una involución biológica o física, sino más bien al notorio retroceso social. Es como si miles de años de evolución, cinco mil años de historia documentada, no bastaran para evitar la debacle si la civilización colapsa. Muchas veces tendemos a pensar que las bases de nuestra sociedad globalizada se encuentran tan enraizadas que es algo más bien congénito. Somos criaturas de ritos, de acuerdo, es posible afirmar que actos tan cotidianos como levantarnos por la mañana, ducharnos, cepillarnos los dientes, ir al trabajo, almorzar, regresar y salir con amigos podrían mantenerse más allá del contexto. Pero no es así, bastan solo unos meses sin estos rituales, eliminados abruptamente para que aparezca el instinto de supervivencia más darwiniano, la prevalencia del más fuerte y la eliminación del débil. La selección natural en su versión más aterradora.

Tengamos en consideración que los personajes que consideramos villanos en la serie no siempre fueron así. Antes del colapso fueron personas con buenas intenciones, con sus vidas y trabajos dentro de lo que podemos considerar normal. El mismo Gobernador tenía esposa e hija y cuando están cayeron víctimas de la epidemia construyó una fortaleza para sí y los que le siguieron. Cuando atacaba a otros grupos lo hacía para proteger a los suyos.

Lo mismo Gareth y los terminianos, partieron ofreciendo refugio y santuario, pero las circunstancias les enseñaron que el débil y honesto no sobrevive. En unos de los flashback vemos a Gareth como un muchacho temeroso y preocupado por su madre, fue la tragedia la que lo convirtió en el monstruo que es ahora. En este mundo se debe ser violento para no caer y ahí está la clave. Tanto Gareth como el Gobernador partieron con buenas intenciones, no se levantaron un día y pensaron “voy a asesinar seres humanos”, fue un proceso gradual, una vorágine de locura, una lenta caída hacia el abismo de la deshumanización, un brutal despertar de los instintos básicos, algo que derriba nuestras concepciones más intimas y hace añicos nuestras bases más sólidas.

The-walking-dead-5x01-No-Sanctuary-Lenie_Jones

Tras los créditos de este episodio, hay una escena en la que reaparece un personaje clave: Morgan. Ya lo vimos en el primer capítulo de la primera temporada y en algunos de la tercera, caminaba por la línea oculto con una máscara (¿?) y explora unas extrañas marcas en los árboles. Algo me dice que este será el misterio de esta temporada.

Una reflexión final, imaginemos que estamos en el grupo de Rick. ¿cuál de las habilidades que diariamente desarrollamos ahora nos serviría para sobrevivir?, ¿pasar ocho horas diarias frente a un computador, tres horas a la semana en el gimnasio cultivando un cuerpo perfecto, salir con los amigos?, ¿qué haremos cuando ya no exista internet, ni supermercados, ni televisión?. Responde lo anterior y medita ¿sobrevivirás?, ¿eres carnicero o eres ganado?.